Creador creativo

Mi foto
Amante del arte todas sus expresiones. Toda narración esta basada en hechos ideales, fantasías y momentos estéticos de la vida, cualquier parecido con la realidad es mera paranoia.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Me he convertido en una persona silenciosa,
me deleito en la soledad y el sonido que impera a mi alrededor,
siempre se matiza con presencia de armonía y sonidos de ciudad,
por que antes que lo fabricado está la melodía en libertad la que se crea por si sola,
la que no depende de nadie,
la que no le debe cambios a nadie,
la música que esta presente te guste o no,
la música que se ignora por miles y se adora por muchos.
El silencio, siempre les digo, es lo más importante, sin el no existo.

domingo, 4 de octubre de 2015

No existe deshonra en ser esclava de dos amores

A veces me pregunto en burbujas mentales ¿no está la música dentro de nosotros? ¿Entonces porque el hombre tuvo que esperarse a escuchar un sonido para abrazar un movimiento dancistico? Para fluir con la naturaleza no pudo esperar a crear un instrumento musical ¿o lo hizo?
Aunque así fuese, cuan intensa es la conexión, tan aglomerado se encuentra el cuerpo y la música, el ritmo. Fue entonces el viento quizás, las aves y las ramas de los arboles susurrando entre ellas lo que hizo que el hombre comenzara la danza…
¿Cuál fue primero? Me parece muchísimo más relevante que la siempre interrogante de la gallina y el huevo; pensándolo bien me parecen igual de importantes.
Me gusta pensar que la música es la culpable de la existencia de la danza, pero es un capricho que puedo refutar cuando veo los cuerpos, cuando me miro al espejo y me miro y parpadeo y me miro de nuevo; cuando veo una persona caminar encorvada, erguida, rápida, lenta, atenta, perdida…
¿Quién fue primero? Me encantaría preguntarles a las tribus del pasado como comenzaron esos juegos, esos ritos, esas fiestas, esa manera de comunicarse ¿cuándo empezó todo? ¿Cómo empezó? Antes de que las mentes civilizadas lo llenaran de reglas y normas, estándares y métodos, antes de que la silueta no estuviera mecanizada por el placer visual de los danzantes expertos, cuando las más primitivas de las emociones exigían gritos y gemidos, golpes y zapateos.
En mi la música fue primero… no lo sé tal vez la danza ha sido producto de mi búsqueda creativa y necia de sentir más lo que escucho, lo que fluye dentro de mí, lo que me provoca, lo que me apasiona y me obliga a derramar una lagrima o a sonreír…pero cuan duro ha sido, cuán difícil. Los estándares, la expectativa es agobiante, y sin embargo estoy en ella, la danza parece un espíritu indomable que te busca, te encuentra y te somete a su juego, a sus placeres masoquistas y etéreos y te vuelves dependiente, adicto a la bella lascivia de sus movimientos, te articulas y te mezclas en sus deseos, en sus líneas, en su silencio, porque tiene silencio, tiene pausas, tiene soledad, tiene angustia, tiene satisfacción ilimitada.
No me ha designado ninguna tarea aún como lo ha hecho la música, parece que todavía goza de jugar con mi cuerpo y mis limitaciones, esas que siempre resuenan en mi cabeza, esas de las que no quiero hablar con nadie en casa, quien las entendería… si por loca me han sacado imagínense por adicta!
No existe deshonra en ser esclava de dos amores, no existe castigo más dulce que el dolor después del placer de los músculos  y la oreja. Mi movimiento, mi sonido, no hay nada nuevo en ellos que no hayan existido ya, pero son míos y no los dejo.

¿Cuál fue primero? En mi la música fue primero.