Creador creativo

Mi foto
Amante del arte todas sus expresiones. Toda narración esta basada en hechos ideales, fantasías y momentos estéticos de la vida, cualquier parecido con la realidad es mera paranoia.

domingo, 4 de octubre de 2015

No existe deshonra en ser esclava de dos amores

A veces me pregunto en burbujas mentales ¿no está la música dentro de nosotros? ¿Entonces porque el hombre tuvo que esperarse a escuchar un sonido para abrazar un movimiento dancistico? Para fluir con la naturaleza no pudo esperar a crear un instrumento musical ¿o lo hizo?
Aunque así fuese, cuan intensa es la conexión, tan aglomerado se encuentra el cuerpo y la música, el ritmo. Fue entonces el viento quizás, las aves y las ramas de los arboles susurrando entre ellas lo que hizo que el hombre comenzara la danza…
¿Cuál fue primero? Me parece muchísimo más relevante que la siempre interrogante de la gallina y el huevo; pensándolo bien me parecen igual de importantes.
Me gusta pensar que la música es la culpable de la existencia de la danza, pero es un capricho que puedo refutar cuando veo los cuerpos, cuando me miro al espejo y me miro y parpadeo y me miro de nuevo; cuando veo una persona caminar encorvada, erguida, rápida, lenta, atenta, perdida…
¿Quién fue primero? Me encantaría preguntarles a las tribus del pasado como comenzaron esos juegos, esos ritos, esas fiestas, esa manera de comunicarse ¿cuándo empezó todo? ¿Cómo empezó? Antes de que las mentes civilizadas lo llenaran de reglas y normas, estándares y métodos, antes de que la silueta no estuviera mecanizada por el placer visual de los danzantes expertos, cuando las más primitivas de las emociones exigían gritos y gemidos, golpes y zapateos.
En mi la música fue primero… no lo sé tal vez la danza ha sido producto de mi búsqueda creativa y necia de sentir más lo que escucho, lo que fluye dentro de mí, lo que me provoca, lo que me apasiona y me obliga a derramar una lagrima o a sonreír…pero cuan duro ha sido, cuán difícil. Los estándares, la expectativa es agobiante, y sin embargo estoy en ella, la danza parece un espíritu indomable que te busca, te encuentra y te somete a su juego, a sus placeres masoquistas y etéreos y te vuelves dependiente, adicto a la bella lascivia de sus movimientos, te articulas y te mezclas en sus deseos, en sus líneas, en su silencio, porque tiene silencio, tiene pausas, tiene soledad, tiene angustia, tiene satisfacción ilimitada.
No me ha designado ninguna tarea aún como lo ha hecho la música, parece que todavía goza de jugar con mi cuerpo y mis limitaciones, esas que siempre resuenan en mi cabeza, esas de las que no quiero hablar con nadie en casa, quien las entendería… si por loca me han sacado imagínense por adicta!
No existe deshonra en ser esclava de dos amores, no existe castigo más dulce que el dolor después del placer de los músculos  y la oreja. Mi movimiento, mi sonido, no hay nada nuevo en ellos que no hayan existido ya, pero son míos y no los dejo.

¿Cuál fue primero? En mi la música fue primero.

jueves, 17 de abril de 2014

Inalcanzable

Tengo tantas cosas que decirte y la misma cantidad tengo que callarme...
El silencio puede estresar, molestar, pero siempre es necesario, siempre. Y callarme sabes muy bien que es parte de protegerme de los disturbios que podrías ocacionarle a mi fragil corazón, y con fragil quiero decir vulnerable a ti, a tus caricias, a tu olor, a tus palabras, a ti, a tu todo, a tu completo y entero ser.
Y es que eres tan vil y gentil a la par, eres tan dulce y tan cruel en balance casi perfecto, eres tan transparente y mentiroso sin pretender lo contrario, eres todo lo que quise, todo lo que deseo y todo lo que no quiero. Eres imperdonablemente permanente en mi, jamás podré borrarte, no habrá goma que elimine las huellas de tu aliento en mi alma. No hay nada que pueda hacer.
Te veo y la cabeza me da ochocientas cincuenta y nueve mil vueltas sin contar las dudas que se multiplican en mi frente y las atroces conspiraciones malevolas que arradico; por poco y vencida, del futuro que por algun motivo que todavia desconozco ciñe los colores de tu figura en mi mapa. ¿Para que te quiero en mi camino si no es para ocasionarme pruebas dolorosas? Necesarias podria decirse pero altamente toxicas. Eres toxico... podriamos suponer que naciste tan dulce y bello que el mundo tuvo que envolverte en "papel hijo de puta" para que pudieras concordar un poco con la especie humana. Y mira que bien te sienta, como te agrada, como lo aprovechas.
Fueron menos de 4 minutos, tal vez fueron dos, exageradamente 5, ni siquiera vi tu rostro, ni siquiera recuerdo esos detalles que tanto me fascinaban de tu cuello, se que me fascinaban, no recuerdo como eran. Esos 5 minutos donde probablemente si no cuento mal nos dimos 2 abrazos, tal vez 3, que necesidad tan abrumadora la de cobijarte, la de hacerte sentir amado.
Necesito que te sientas amado por mi, quiero tenerte esclavo. Hay cierta maldad en mi proceder lo se "no soy una perita en dulce" siempre te lo dije, y aunque probablemente carezca de suculencia puedo sentirme mas parecida a una manzana... le encanta ser deseada... me encanta que no me alcances... me fascina saber que aunque sea por poquito aún te domino, aunque sea por un segundo a la semana o al mes, ahi estoy inalcanzable... es fascinantemente adictivo ser inalcanzable, me encanta, te gusta. Y así sufrimos bastante bien.
Así me consuelo, así te consuelas, así nos damos tiempo, como pendejos esperando a que el "santo" nos caiga del cielo y nos solucione nuestros problemas. ¿Cuantos malditos problemas?
Y así, así con todos esos malditos y estresantemente detestables problemas así quieres regresar a los brazos de tu amada.
Que pena, que miserable y triste situación la nuestra, tu amandome, yo deseandote, ambos solos y ninguno de los dos dispuesto.